201606.07
0
0

La importancia del COMPLIANCE

Profesionales de la Abogacía, del Asesoramiento Fiscal y Autoridades en representación de las Administraciones Públicas relacionadas con la temática presentada, fueron testigos de primera mano de la excelencia humana y técnica de los ponentes que ofrecieron una visión nítida sobre la necesidad de implantar procedimientos de Corporate Compliance como mecanismo de prevención en empresas frente a la posibilidad de cometer delitos.

El Fiscal Anticorrupción D. Pedro Horrach nos introdujo en la necesidad de favorecer en las empresas una cultura de respeto a la norma y que ello corre a cargo de los responsables directivos y administrativos de la misma.

Remarcó también que las medidas represoras por vía penal no tienen prácticamente efecto y que hay que fomentar la parte positiva del cumplimiento de la norma, siendo la educación y la formación el canal adecuado y efectivo.

Y por otra parte destacó la importancia de diferenciar qué empresas son idóneas para un modelo Compliance y cuáles no, indicando que las primeras son empresas que funcionan dentro de la normalidad y las que en algún punto de su estructura tienen algún atisbo de irregularidad.

Mientras que las segundas son las empresas tapadera que carecen de actividad y las pequeñas empresas que por su reducido tamaño solapan la figura de la persona física con la jurídica.

Ya en una vertiente más práctica, el Magistrado D. Pablo Ruz enfocó la figura del representante especialmente designado para la representación de la persona jurídica, un elemento de gran importancia que merece plena atención.

Destacó como preguntas esenciales a la hora de su definición el ¿quién elige al representante? ¿a quién se elige? y si ¿se puede cambiar durante el proceso a la persona elegida?

Responder con garantía de solución estas preguntas es esencial en el desarrollo del proceso, entendiéndose que el órgano administrativo-ejecutivo de la empresa se perfila como brazo elector del representante.

Que la lógica indica que el representante debe poseer información sobre el funcionamiento de la empresa para acometer el proceso con visos de solución es un hecho. Por igual, que el representante puede cambiarse en el momento que se considere, incluso las veces que sea necesario pero atendiendo siempre a si esa persona ha sido llamada previamente y en calidad de qué para no crear conflicto.

Por su parte, el Jurista D. José Antonio García-Trevijano, habló sobre la importancia de la eficacia en los procedimientos Compliance como herramienta cierta que exima de responsabilidad a la persona jurídica.

Es esencial para una empresa que un sistema Compliance esté dotado de una implantación basada en sistemas internos de comunicación eficaz y en procesos educativos en los trabajadores que permitan delimitar con claridad las responsabilidades en caso de delito.

Detalló, apoyado en varios ejemplos relacionados con su especialidad, el medio ambiente y la ordenación del territorio, que los delitos relacionados con ellos se basan concretamente en los artículos 319, 325, 326 y 326 bis pero que a pesar de su acotado referente, los delitos relacionados con ellos son de extrema complejidad y repercusión en el desarrollo futuro de la empresa.

De ahí la importancia de acometer una estrategia Compliance competente y dirigida a la prevención, destacando la necesidad irrenunciable de autonomía por parte del oficial de cumplimiento para que el sistema ofrezca al juez un escenario claro que le indique si el Compliance permite eximir a la persona jurídica de responsabilidad o si simplemente será un atenuante en el proceso.

Para terminar el acto, el socio de la firma Calvo Bressel & Asociados, D. Alejandro Calvo Bressel expuso la parte más práctica del delito en sí por su experiencia de años en la Administración Pública como Jefe de Selección e Investigación del Fraude Fiscal de Baleares y como experto en Blanqueo de Capitales.

Día a día encontramos en prensa y televisión a personas físicas y jurídicas acusadas de delito fiscal y/o blanqueo de capitales siendo, por desgracia, temas de rabiosa actualidad y tendencia creciente, de ahí que el ejemplo práctico pivotase sobre un caso de uso de la persona jurídica como herramienta de comisión de delitos, atendiendo la figura del abogado-asesor fiscal-profesional como pieza del engranaje, de ahí el interés para los asistentes al evento.

Con el ejemplo se pusieron de manifiesto los conceptos de «empresa pantalla» y «empresa estantería», conceptos esenciales acuñados por el Tribunal Supremo y que hacen referencia, el primero de ellos, a empresas que sirven exclusivamente para ocultar el manejo fraudulento del dinero y el segundo, a empresas que sirven sólo para sustentar la estructura de la misma.

Estos ejemplos sirvieron a los asistentes para asimilar el hecho de utilizar la empresa como herramienta de delito y que este tipo de figuras jurídicas no sirven para nada, siendo su identificación por parte de abogados-asesores fiscales-profesionales de gran importancia a la hora de poder desarrollar con garantía su profesión.

La Jornada acabó con un turno de ruegos y preguntas que sirvieron para que los ponentes reiterasen la importancia de entender la necesidad de disponer de un sistema Compliance ya que al final, que una persona jurídica sea imputada afectará dramáticamente a su reputación y visibilidad, lo que en un mundo conectado y global como el actual, puede incluso acabar con ella.

Adquirir conciencia sobre la necesidad de implantar un sistema Compliance es una prioridad para las empresas del siglo XXI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *